LIMPIEZA Y CUIDADOS

LIMPIEZA Y CUIDADOS DE TUS ZAPATOS


Hebillas en zapatos o bolsos
Use un cepillo de dientes viejo y pasta de dientes. Luego limpie con un trapo húmedo o enjuague con agua fría.


Piel de vaca, piel de becerro
Mantenerlos muy bien cepillados. El cepillado hace que los zapatos mantengan el cuero suave. Es aconsejable usar una cera especial para cuero y pasar después un trapo para que la cera se extienda y deje respirar los poros. Por la noche es conveniente guardarlos en una bolsa de algodón o cubrirlos con un paño para evitar la acumulación de polvo o suciedad.


Zapatos de tela

  • Sacudir o limpiar las suelas para eliminar restos sólidos.

  • Pasar un cepillo de cerdas suaves por la superficie del zapato.

  • Limpiar la capellada con una esponja o cepillo mojado en una mezcla de agua, jabón neutro y una pizca de bicarbonato de sodio. Puedes insistir con movimientos circulares en las zonas donde haya manchas, después pasa un trapo seco, blanco y limpio para quitar restos de la mezcla.

  • Si son blancas y se han vuelto un poco amarillentas recupera su luminosidad añadiendo a la mezcla un poquito de zumo de limón.

  • Recuerda quitar siempre los cordones de los zapatos para lavarlos.

Nobuk
El nobuk es un tipo de cuero de vaca, de la parte exterior. Tiene una textura aterciopelada que se consigue mediante el lijado.

  • Empieza pasando un paño para nobuk sobre la mancha: Independientemente de la sustancia que haya causado la mancha, es fundamental eliminar todo el exceso posible con un paño. Para limpiar manchas leves, probablemente sea suficiente con este paso.

  • Utiliza desengrasante y limpiador para cuero para disolver las manchas de grasa

  • Utiliza un cepillo para nobuk para eliminar los residuos

Charol
Los zapatos de charol tienen como enemigos a todo elemento que ose rozarlos y, por ende, rayarlos. Así que lo primero que debes hacer para cuidar tus zapatos de charol es protegerlos de sí mismos y de otros zapatos guardando cada zapato por separado dentro de una bolsa de tela. De igual modo es aconsejable tener mucho cuidado al caminar para que no rocen entre ellos ni con otros elementos.

Si tus zapatos de charol se han ensuciado o llenado de barro, límpialos inmediatamente con una tela, preferiblemente de gamuza, para evitar que el material se dañe. Puedes humedecer la tela con un poco de agua y pasar suavemente sobre la zona manchada. Luego sécalos con una toalla limpia para evitar que la humedad los dañe. Si no funciona con el agua prueba con un poco de agua con vinagre.

Si tus zapatos de charol han perdido el brillo, puedes humedecer un algodón con un poco de vaselina y frotarlo suavemente.

Satín
El Satín es un material delicado, siempre que los ensucies trata de limpiarlos ese mismo día.

Quita la suciedad suelta con un cepillo de cerdas suaves. Luego, quita las manchas dándoles toques leves con un paño húmedo. En el caso de las manchas difíciles, puedes usar jabón de manos líquido. Usa siempre un paño suave y limpio para secar los zapatos apenas termines de limpiarlos

Zapatos de gamuza

Para quitar manchas en la gamuza:

  • Agua: para las manchas de agua humedece la parte exterior del zapato, solo lo suficiente para que no se distinga la mancha. Retira el exceso de líquido con un paño seco o esponja y frota hasta que la superficie se vea uniforme. Coloca papel en el interior y déjalos secar en un sitio fresco.

  • Grasa o aceite: aplica talco o maicena sobre la mancha y déjalo actuar toda la noche. Al día siguiente retira el exceso y cepilla el área para eliminar la mancha.

  • Tinta: diluye vinagre blanco en agua y aplícalo con un paño sobre la mancha, deja que seque durante 30 minutos y luego cepilla el zapato. Si es muy fuerte, sigue el mismo procedimiento, pero con alcohol isopropilico.

  • Barro: elimina la mayor parte que puedas del sucio y pon a secar los zapatos, cuando se haya endurecido utiliza el cepillo para quitar el resto.

 

Tu Bolsa de Compra

Cerrar

You have no items in your shopping cart.